Primer plano de una modelo a quien están peinando una sección de su cabello rizado con moldeador.


Cómo cuidar el cabello rizado

Puede que seas la envidia de las que tienen el cabello liso y sin vitalidad, pero a veces tus queridos rizos pueden hacerte la vida imposible. Si no es la humedad la que arruina tu peinado, es la resequedad la que produce asperezas y hace que se quiebre. Por suerte, tenemos estas cuatro soluciones que te ayudarán a cuidar el cabello rizado.
 

1. No seas agresiva con tu cabello


Secar tu cabello enérgicamente con una toalla puede convertir tus rizos mojados en un encrespamiento de pesadilla, así que sécalo siempre suavemente. Escurre el exceso de agua y presiónalo poco a poco con la toalla. No lo frotes, ya que la fricción puede hacer que el cabello se vuelva quebradizo. Para evitar daños futuros, acostúmbrate a peinar y cepillar el cabello mojado con suavidad, ya que cuando se moja es cuando está más débil. Podrá sonar extraño, pero cepillarte de las puntas hacia arriba por secciones pequeñas es mucho mejor para tu cabello y facilita la tarea de desenredar esos nudos difíciles.


2. Los difusores son los mejores amigos de las mujeres con el cabello rizado


Secar al aire libre el cabello rizado puede dar como resultado una sobrecarga de encrespamiento si no se hace de la manera correcta. Ahí es donde entra en escena el difusor. Este accesorio que se conecta al secador ayuda a reducir el encrespamiento y, al mismo tiempo, le da volumen a esos rizos que corren el riesgo de aplacarse con el propio peso y el largo de tu cabello. Como con cualquier herramienta de peinado con calor, te recomendamos usar primero un spray o un sérum con protección contra el calor para minimizar el daño que pueden producir en tu cabello las altas temperaturas. ¡Prepárate para lucir unos rizos fantásticos repletos de volumen y vitalidad!


3. Cuidado adicional para rizos teñidos 


Los tintes sobre el cabello rizado lucen fabulosos, pero necesitan un poco más de cuidado. Si sientes que tus rizos teñidos están especialmente secos, dales una dosis de cariño y atención con una mascarilla acondicionadora profunda una vez a la semana, utiliza también un tratamiento con aceites desde el largo hasta las puntas para darle una nutrición intensiva. ¡Tus rizos quedarán hidratados, sanos y manejables!


4. Trata suavemente los rizos secos


Tus rizos naturales son hermosos, pero frágiles. Las gomas para el cabello pueden tirar de ellos y estirarlos (sin mencionar los enredos y roturas que causan), así que trata de evitar que queden demasiado ajustadas. Por otro lado, es mucho mejor presionar y definir suavemente los rizos en seco usando los dedos y un poco de producto para peinar. Esto no solo ayuda a reducir el daño, sino también a controlar el encrespamiento que puede causar el cepillo.
 

Ya lo sabes. Si alguna vez te sientes perdida y no sabes cómo mantener tus rizos fabulosos y sin encrespamiento, sigue estos consejos para cuidar tu cabello rizado sin alborotos.

VER TAMBIÉN