Dos estilistas con un cepillo y un secador para peinar el cabello de una mujer.


Cómo reparar el cabello dañado

No puedes peinarlo bien, no tiene volumen y está completamente seco. El cabello dañado puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza. Sin embargo, la causa de que tu cabello se vuelva quebradizo es la combinación del ambiente, los peinados con calor y tus cuidados habituales, lo que significa que existen maneras de corregir esos malos hábitos y ayudar a repararlo. Sigue leyendo y descubre nuestros consejos favoritos para reparar el cabello dañado.

1. Defiéndete del clima

Tu pobre cabello tiene que enfrentarse al clima a diario. Una excesiva exposición al sol, al viento y a la lluvia puede producir resequedad que, a su vez, puede dar como resultado un cabello quebradizo si no se cuida bien. Así que dale a tu cabello la protección adicional que necesita aplicando acondicionador una vez a la semana con una mascarilla intensiva o un tratamiento con aceites como la mascarilla de la gama Hidratación Intensa TRESemmé. Esto te ayudará a hidratarlo y lo dejará fuerte, sano y lleno de vida.

2. Protégelo del peinado con calor

Secadores, planchas, moldeadores... Todos son aparatos indispensables para peinarte, ¿verdad? Sin embargo, ¿sabías que pueden alcanzar hasta 230 ° C? Por lo tanto, no resulta sorprendente que estos aparatos dejen tu cabello seco y dañado. Precisamente para esto sirven los sprays con protectores del calor: aplícalos sobre el cabello húmedo antes de usar el secador y, de nuevo, cuando esté seco antes de usar herramientas de peinado con calor, para crear una barrera que protege tu cabello contra las altas temperaturas y lo deja suave y brillante.

3. Péinate suavemente

¿Sabías que el cabello es más débil cuando está mojado? Puede parecer el momento perfecto para peinarlo bien, pero si lo haces mucho, peinar tu cabello enérgicamente puede maltratar la cutícula capilar, y esto puede provocar que las puntas se abran y que el cabello se rompa. Para que esto no suceda, peina tu cabello en la ducha después de aplicar el acondicionador. Esto le dará una capa adicional que actúa como barrera y hará que los nudos más difíciles se desenreden fácilmente. Peina tu cabello suavemente por secciones con cepillos con cerdas de plástico bien separadas o peines de púas anchas. Estos tienen más espacio para moverse y facilitan la tarea de desenredar el cabello.

4. Cuida tu cabello teñido


Teñir tu cabello es una manera genial de cambiar de look y probar algo diferente, pero como todos los tratamientos químicos, puede maltratarlo y hacerle perder brillo y volumen. Para ayudar a rehidratar y mantener la vitalidad del cabello teñido, tienes que reforzar su capa protectora natural usando un sistema de lavado y cuidado específicamente formulado para el cabello teñido, como la gama Color Keratina TRESemmé. Esto ayuda a combatir la resequedad y el daño causado por los tintes, al mismo tiempo que nutre tu cabello y mantiene su vitalidad.