Un estilista aplica spray para el pelo a una modelo de pelo oscuro largo y graso.

Cómo liberarte del pelo graso


No hay nada que se compare con la sensación del pelo recién lavado. Aunque puede ser especialmente frustrante ver que ese pelo limpio se vuelve grasoso más rápido de lo que esperás. Si sos de las que recurren a las típicas colas de caballo, exceso de productos y sombreros para ocultar el pelo grasoso, no temas, tenemos unos prácticos consejos para que te liberes del pelo graso.

1. Decile adiós a los cepillos

Cuando quieras desenredarte el pelo o deshacer un nudo, las cerdas de los cepillos van a tender a distribuir producto y oleosidad hacia las puntas de tu pelo, lo cual empeora el aspecto oleoso de tu pelo. Optá, en cambio, por un peine de dientes anchos –el espaciado de los dientes de un peine se traducirá en menos distribución de oleosidad, lo que ayudará a reducir el aspecto del pelo grasoso.

2. Desintoxicá tu pelo

Puede ser igualmente tentador llenarlo de laca, mousse y cremas para darle a las fibras lacias y grasosas algo de forma y volumen. Sin embargo, demasiado producto, en general, puede significar un pelo chato y con aspecto oleoso. ¿La solución? una sesión desintoxicante para tu pelo. Si usás un sistema de limpieza profunda, como el shampoo y acondicionador TRESemmé Detox Capilar, estás ayudando a remover la acumulación de residuos, lo que restablece la vitalidad natural del pelo.

3. Elegí fórmulas ‘no pegajosas’

Al igual que la piel grasa, el pelo graso no mejora por tener exceso de humedad. El problema del pelo graso no es la deshidratación, entonces evitemos los productos superhidratantes o que favorecen el brillo. Buscá, en cambio, productos livianos y soluciones para peinar que prometan un resultado no pegajoso —esos pueden ayudarte a manejar tu pelo sin sobrecargarlo de residuos.

4. Levantate y a lavarlo

Tu cuerpo está trabajando aún cuando vos descansás —mientras dormís, las glándulas sebáceas de tu cuero cabelludo están trabajando a toda marcha para fabricar sebo (la grasitud natural del pelo). Y sí, lo adivinaste: eso es lo que cubre tu pelo y lo hace lucir grasoso. Si tu cuero cabelludo produce exceso de sebo, a veces vas a encontrar que tu pelo se ve grasoso incluso cuando recién te levantás. Puede sonar obvio, pero la mejor manera de luchar contra la grasitud matutina es lavarlo por la mañana en lugar de por la noche. Así vas a remover los residuos y la grasitud acumulada durante la noche y vas a sentir que tu pelo está más limpio por más tiempo.

No dejes que el pelo graso agobie tu aspecto. Ahora que sabés cómo liberarte del pelo graso, podés volver al equilibrio de un pelo que se siente fresco y limpio.

VER TAMBIÉN

SHOP THE STORY
( products )