El fin del estigma de los rulos Skip to content

¿Cómo se siente tener el pelo enrulado? ¿Por qué las mujeres con rulos suelen estar enemistadas con su cabello (al punto de no tolerarlo) e invierten grandes cantidades de dinero en hacer desaparecer cualquier rastro de ese rizado natural? La respuesta es compleja y encierra arraigadas concepciones culturales, sociológicas y antropológicas. Durante décadas, el pelo enrulado ha sido visto como desaliñado, indisciplinado e, incluso, poco profesional. En contraposición, un cabello lacio fue siempre sinónimo de elegancia, sensualidad y prolijidad. Solo quienes tienen rulos saben lo que significa mirarse al espejo y sentir que nacieron con el pelo “equivocado”.

 

 

En Hollywood, los personajes femeninos más inestables y confusos suelen llevar el cabello rizado, y mucho se ha hablado sobre la discriminación hacia el pelo afro el cual, en los últimos años, se ha impuesto y convertido en un fuerte elemento de cuestionamiento social y político. El ideal de belleza culturalmente aceptado impone el alisado, lo que obliga al uso de químicos y planchitas que a la larga dañan la cabellera. Para quienes tienen rulos, cada lavado es una odisea que implica destinar, semana a semana, varias horas en cuidados y secados.

 

Por suerte, esto parece estar cambiando. Estar en paz con el pelo que a una le tocó, forma parte de un proceso de aceptación y amor propio. Es un camino que invita a estar en armonía con quien una es y a disfrutar de la libertad de no permanecer atada a una infinidad de productos alisadores y planchitas para lograr la mejor versión una misma. Las nuevas tendencias en peluquería,así como comunidades de mujeres inspiradoras -especialmente en redes sociales- han hecho su parte para destronar el reinado del cabello lacio. Hoy los rulos y el volumen se viven con orgullo y alegría, demostrando que cualquiera sea nuestro pelo podemos vernos y sentirnos bien.

 

 

TRESemmé celebra el rizado natural y, como estar cómodas es una forma de empoderamiento, compartimos algunos tips para sacarle el mejor provecho a los rulos y, por qué no, inspirar a quienes aún no se sienten cómodas con su propia cabellera. El pelo enrulado es delicado y suele tener vida propia (a veces queda hermosamente ondulado y otras inesperadamente encrespado), pero tiene personalidad, y es hora de darle el lugar que se merece.

 

1. ELEGÍ LOS PRODUCTOS ADECUADOS

No todos los cabellos rizados son iguales, de hecho, una misma persona puede tener distintos tipos de rulos. Asimismo, la estructura molecular de un rizo no es la misma que la del pelo lacio por lo que es importante usar aquellos productos que garanticen los mejores resultados según las características de cada cabellera. Muchas veces se trata de ensayo y error: hay que animarse a probar hasta encontrar la opción perfecta. Varios estilistas recomiendan recurrir a la técnica del cocktailing que implica testear distintos mix de productos, por ejemplo, un aceite hidratante con un gel o un serum con un mousse. Es fundamental aplicarlos con paciencia, dividiendo el cabello en pequeñas secciones para no dejar ningún área sin cubrir.

 

 

2. TRATALO CON CARIÑO

Para eliminar el exceso de agua, solemos secar el cabello enérgicamente con una toalla luego del lavado, pero eso no es recomendado para el pelo con rizos. De hecho, es necesario escurrirlo suavemente y sin frotar para quitar la humedad evitando que se quiebre y quede frizzado. Lo mismo aplica a la hora del peinado: utilizá un peine de púas anchas o incluso tus propios dedos. Lo ideal es comenzar desde las puntas e ir subiendo, no al revés, ya que así se tironea menos la cabellera al desenredar los nudos. Los rulos son delicados por lo que es necesario darles una sobredosis de cariño.

 

--

 

3. CUIDALO RIGUROSAMENTE

El cabello rizado es naturalmente más seco, quebradizo y propenso al frizz que el pelo lacio. Por eso, es importante nutrirlo frecuentemente. Se recomienda aplicar una máscara de tratamiento una vez por semana y dejarla actuar por 30 minutos (para obtener mejores resultados cubrir el pelo con una gorra de baño). Además, se aconseja usar un aceite hidratante en medios y puntas o una crema para peinar. TRESemmé tiene una específica para rulos, con elastina y aceite de Macadamia, que los deja definidos, con movimiento y nutridos.

 

--

 

4. EL DIFUSOR: TU MEJOR ALIADO

Si no estas usando este mágico accesorio que viene con tu secador de pelo, estás ignorando a un gran aliado. El difusor minimiza el frizz que suele aparecer cuando el cabello se seca al aire libre, además de que conserva la definición y volumen de los rizos, dándoles más cuerpo. Es importante aplicar siempre antes del secado un protector del calor, como el óleo elixir Oli Radiante de TRESemmé que además brinda brillo al pelo, para reducir el daño que pueden causar las altas temperaturas. Y si el objetivo es lograr un volumen extra, se recomienda utilizar el difusor con la cabeza boca abajo, secando desde las raíces hasta las puntas.

 

 

5. INVERTÍ EN UN BUEN CORTE

El corte de pelo que uno elija es fundamental para lograr que los rulos luzcan tal como queremos. Muchos expertos incluso dicen que esta es la base de un cabello ondulado perfecto. Un buen corte puede hacer que los rizos cobren vida, se destaquen y adquieran exactamente la forma que uno desea. Es importante saber que hay cortes específicos para las cabelleras rizadas y que estos pueden hacer que terminemos amando nuestro pelo natural.

 

 

¡Llenate de confianza y qué vivan los rulos!